El hombre fue condenado a 11 años de prisión por Abuso Sexual en perjuicio de una de sus nietas, menor de edad. Temen su liberación por edad y por los riesgos de COVID 19. Los padres de la víctima y el Grupo Asucena Villafor exigen que cumpla su condena de manera efectiva y que no sea beneficiado con la Prisión Domiciliaria.

Como muchos deben recordar, Dionisio Martinez fue condenado a prisión en 2017 por abusar sexualmente de su nieta y su nieto. La noticia es que, hace pocos días, algunos de sus familiares solicitaron a la justicia que se le otorgue prisión domiciliaria por condiciones vinculadas a su edad y estado de salud en el marco de la ya conocida pandemia por el COVID-19.

Escribimos este comunicado con el apoyo del Espacio Azucena Villaflor, para que la situación sea de público conocimiento y, principalmente, para sostener que el abusador tiene que permanecer en cárcel común, cumpliendo con la condena correspondiente. No queremos que tenga el beneficio de cumplir con la sentencia en la comodidad de su casa, queremos que afronte las consecuencias del hecho aberrante que cometió, que no sólo conmovió y llenó de dolor a toda la comunidad rufinense, sino que arruinó la vida de dos niños.

Dionisio Martínez, además, se encuentra en prisión en la provincia de Santa Fe, en un lugar donde actualmente no existen casos confirmados de COVID-19, por lo que no hay razones para sospechar que el hombre pueda contraer la enfermedad ni padecer complicaciones.

Nos encontramos frente a una situación en donde la posibilidad de prisión domiciliaria al abusador atenta contra el derecho de nuestra familia a vivir con tranquilidad y continuar trabajando para ayudar a nuestros hijos a reponerse del enorme daño sufrido. Dar a Dionisio Martínez esa posibilidad no sólo sería sumamente injusto y doloroso para nosotros, que tuvimos la valentía de luchar hasta que el abusador termine en la cárcel, sino que implicaría un retroceso frente todos los avances logrados al condenarlo y garantizarnos a nosotros y a la sociedad toda aquella justicia tan reclamada y que para algunos/as, nunca llega.

Además, permitir a Dionisio Martínez que vuelva a su domicilio significa exponer al resto de sus nietos y otros niños/as que podrían llegar a estar en contacto con él. Nos preguntamos: ¿Quién asegura que no los lastime?

Sostenemos que la violación del derecho a la dignidad e integridad sexual de las niñas y los niños debe ser sancionada con todo el peso de la ley, y las condenas deben ser sostenidas sin permitir que los abusadores y violentos accedan a la prisión domiciliaria, medida que sólo pone la comodidad del agresor por encima del deber de reparar a las víctimas, que las revictimiza en lugar de darles la verdadera oportunidad de superar el dolor.

Por todo lo expuesto arriba, y con el reiterado apoyo de la organización rufinense llamada “Espacio Azucena Villaflor”, solicitamos a la Jueza a cargo del caso, Lorena Garini, que esta semana, cuando deba tomar la decisión correspondiente, rechace con firmeza el pedido de prisión domiciliaria para Dionisio Martínez. Le pedimos que nos escuche como padres de las víctimas y considere los argumentos expuestos anteriormente en este pedido, que sólo busca verdadera justicia para que ninguna niña ni ningún niño más tenga que atravesar por algo similar. En sus manos está dar el ejemplo y sentar un antecedente en favor de los derechos de los niños y las niñas.

Volvemos a pedir que nos ayuden a compartirlo como forma de solidarizarse con nuestra lucha.

Gracias. Un fuerte abrazo a todos.
Clarisa Anahí Martínez
Ricardo Ignacio Valle