Se desarrollará mañana en la sede Rosario del Ministerio de Trabajo de la Provincia. De no haber acuerdo entre las partes podría dictarse la Conciliación Obligatoria. La medida de fuerza sigue su curso y esta mañana los trabajadores no pudieron ingresar al corralón para garantizar el servicio de recolección de residuos, según los dirigente gremiales, desde el Ejecutivo se les habría respondido que «es potestad del Ejecutivo mantener las dependencias municipales abiertas». El municipio contrató tractores para recolectar los residuos, los que fueron detenidos y los carros llevados a la Planta de Reciclaje

Anuncios

Lejos de solucionarse, el conflicto entre el Ejecutivo y los trabajadores afiliados al SITRAM tiende a profundizarse, con el diálogo totalmente cortado, la imposibilidad – o demoras- para que los empleados puedan ingresar al Corralón con la premisa de garantizar la recolección de residuos domiciliarios, como servicio esencial y la contratación de tractores por parte del Ejecutivo para que brinden el servicio de recolección de residuos por la ciudad, utilizando equipamiento municipal que se encontraba guardado en la Planta de Reciclado y personal eventual. Esta última situación fue detectada e interrumpida por los dirigentes gremiales y personal que viene llevando a cabo la medida de fuerza, por lo que los tractores habrían regresado a sus lugares, mientras que los residuos trasladados a la planta. Una situación similar se registró el sábado, aunque con camionetas, mientras que también se detectó la salida de un camión grúa de la Planta de Reciclado que fue obligado a regresar sin poder prestar el servicio de recolección domiciliaria.

«Una vez más nos encontramos con el portón de acceso al corralón con candado, nos comunicamos con el Jefe de Gabinete y nos respondió que era potestad del Ejecutivo mantener abiertas las dependencias municipales y no del gremio. Los camiones y equipos destinados a la recolección de residuos no estaban en condiciones de salir a trabajar, porque no tenían combustible», explicaban allegados al Gremio, quienes mantienen sus guardias permanentes frente al corralón a fin de evitar que se retire maquinaria.

Por otra parte, mañana en la ciudad de Rosario se desarrollará la segunda reunión Conciliatoria, en la sede del Ministerio de Trabajo, donde se presentarán distintas denuncias y reclamos. De no haber un acercamiento entre las partes, el organismo provincial podría dictar la esperada «Conciliación Obligatoria». Además del no pago del Adicional por Tarea Pesada, los trabajadores reclaman por la regularización de la ART y la entrega de indumentaria de trabajo y elementos de seguridad.

La retención de tareas cumple hoy su octavo día, mientras que es el segundo de Paro General de Actividades, garantizándose los servicios básicos.