Personal de Vial Andes 7, trabajó durante toda la jornada en el Km 415 de la 7 cortada por las excesivas lluvias caídas durante la madrugada y mañana del miércoles. Se esperan precipitaciones para mañana y pasado.

Durante toda la jornada, personal de Vial Andes 7, trabajó en la profundización de las banquinas y la colocación de bordes de tierra para evitar que el agua de los campos vuelva a inundar la Ruta 7 generando inconvenientes en el tránsito vehicular, especialmente de los vehículos livianos.

Los trabajos se centralizan en el km 415, entre Rosetti y Rufino – a la altura de Estancia Pichimahuida-, donde se generaron los inconvenientes tras los casi 200 mm caídos en la región, que obligaron a cerrar totalmente la circulación, medida que luego se flexibilizó al tránsito pesado, hasta que esta mañana se abrió el tránsito total.

Para las próximas horas se esperan nuevas precipitaciones sobre la región, aunque se esperan que no sean de gran magnitud