Ocurrió esta mañana en el Juzgado Civil de nuestra ciudad cuando se detectó que una mujer presentaba algo de fiebre, no permitiéndosele el ingreso al lugar, activándose el protocolo de seguridad ante posibles casos de COVID-19. La medida fue netamente preventiva

En la mañana de hoy, en el acceso al Juzgado Civil de nuestra ciudad, se detectó que una mujer presentaba algo de fiebre -37,5 °-, por lo que se activó el protocolo de seguridad, no permitiéndosele el acceso al lugar. Esta persona deberá consultar con su médico de cabecera o en la guardia del Hospital, para constatar si se trata de alguna de las enfermedades propias de la época invernal a la que nos aproximamos, descartando así la posibilidad de COVID – 19. Cabe destacar que la medida aplicada es la aconsejable para estos tipos de casos con el objetivo de prevenir y evitar complicaciones por la pandemia que nos afecta a todos.

Hasta el momento no se puede hablar de caso sospechoso de Coronavirus porque los síntomas febriles son coincidentes con numerosas patologías que pueden levantar fiebre, por lo que se esperaría la evolución de la mujer para establecer los pasos a seguir. Es para resaltar la importancia que adquieren los controles preventivos en cada repartición pública o privada que permite establecer la presencia de cuadros febriles de quienes ingresan a las mismas.