Buscan relevar la totalidad de bocas existentes en la ciudad y su estado.

Debería haber una cada 200 metros, pero varias se encuentran tapadas por la construcción de nuevas veredas o están inutilizables. Luego de analizar la realidad presentarían un plan para reactivarlas.

En la tarde de hoy – con algunos inconvenientes incluídos-, Bomberos Voluntarios viene desarrollando un relevamiento de las bocas hidrantes existentes en la ciudad, a fin de tomar conocimiento de su estado y funcionalidad. Estas bocas sirven para abastecer las autobombas en caso de incendios de magnitud y se encuentra en distintas esquinas, alternadas, cada 200 metros, según lo establecería el mapa de la red de agua potable.

Según pudimos saber, el análisis preliminar habría determinado que muchas de las bocas se encuentran tapadas por nuevas veredas, especialmente en el barrio General San Martín, o inutilizadas, otras  presentan deterioros, como la de Colón y Bvar. San Martín que les costó cerrar.

Una vez conocidos los detalles del relevamiento, Bomberos desarrollarían un proyecto para restablecer  Hidrantes – o repararlos-, en los sectores donde existen más riesgos de incendios a fin de contar con estas herramientas tan necesarias, diríamos vital, en siniestros de gran magnitud.